Posted by comunicacion on November 23, 2017

Santo  Domingo.- El Ministerio de Salud,  a través de la División de Salud Materno Infantil y Adolescente y en coordinación con la Dirección de Residencias Médicas, entregó  las Guías, Protocolos  y Ruta Interinstitucional para la Atención de la Violencia contra Niños, Niñas y Adolescente a coordinadores de las Residencias Médicas de Pediatría, Medicina Familiar, Emergenciología, Ginecología, Obstetricia y Traumatología.

La entrega la hizo el doctor Juan Carlos De Jesús encargado de Materno Infantil y Adolescentes quien  dijo que con la presentación y entrega de esos instrumentos se persigue el compromiso de que los responsables de Residencial Médicas para que capaciten a sus residentes para la identificación de casos de violencia.

 “La violencia es un problema de salud pública, dada su extensión, magnitud y consecuencias, debido a que  afecta de manera desproporcionada a las mujeres, los niños, niñas y adolescentes, así como a poblaciones en condiciones de  vulnerabilidad, tales como las personas adultas mayores o en condición de discapacidad, pero además, por razón de orientación sexual o identidad de género, condición de discapacidad” consideró.

Resaltó que el sector salud es esencial para el abordaje integral de la violencia, desde la perspectiva de la prevención y la promoción de los derechos a una vida libre de violencia, a través de las acciones de salud colectiva.

A juicio de De Jesús, “el sistema de salud tiene la oportunidad de contribuir a prevenir la violencia contra los niños, niñas y adolescentes, especialmente a través de los proveedores de urgencias, pediatría, ginecología, obstetricia y medicina familiar,  ya que pueden identificar lesiones vinculadas a maltrato o agresión sexual.

Dijo que para la atención a la violencia, es necesario integrar  en  los programas de servicios de salud los diversos tipos de violencia, de conformidad con las normas internacionales establecidas, además, identificar y abordar barreras que obstaculizan el acceso de las personas sobrevivientes de violencia a servicios oportunos y de calidad, explicó.

“Cuando una víctima asisten a un centro de salud, hay una oportunidad para detectar la violencia e intervenir para reducir sus efectos e incluso evitar la muerte “concluyó.

De su lado, la doctora Carolina De la Cruz, directora de Residencias Médicas, quien ofreció su compromiso y exhortó a los coordinadores y residentes a asumir con ahínco la tarea de identificación y referimiento de los casos de violencia a las personas menores de edad.

En la actividad también expuso la doctora Josefina Luna, coordinadora del componente de niñez y derechos del Ministerio de Salud.

 

Dirección de Comunicación Estratégica

Santo  Domingo, R.D. 23 de noviembre, 2017